Descubre cómo planificar tu trabajo

Planificar► Conoce las horas de mayor rendimiento

Cada persona es un mundo, y más allá de las características del negocio y del propio emprendedor, a la hora de trabajar hay ciertos momentos en los que damos lo mejor de nosotros.

Intenta adaptar tus tareas en estos ratos de mayor rendimiento, especialmente aquellas que son prioritarias para hacer más eficiente tu trabajo.

Como regla general, las horas de menor rendimiento son después de comer y justo antes de terminar tu horario laboral.

Intenta planificar tareas más administrativas o rutinarias en estas franjas.

► Descansa

La productividad personal es un gráfico decreciente que a medida que pasan las horas va llegando a cero.

Para evitarlo, debes cargar pilas de vez en cuando. Simplemente una pausa de 15 minutos cada 2 horas te ayudará a afrontar con más frescura las tareas pendientes.

Levántate de tu silla y sal a estirar las piernas si es posible. Si no puedes parar del todo, realiza tareas más livianas o físicas que te ayuden a desconectar unos minutos.

► Detecta los “ladrones del tiempo”

Estos son las principales situaciones en las que habitualmente perdemos tiempo.

– Interrupciones:

Quizás este sea de todos los “ladrones de tiempo” el más común y dañino de todos (ya que “rompe” tu ritmo de trabajo y te obliga a concentrarte una y otra vez).

Está comprobado que una persona tarda de media unos 10 minutos en concentrarse absolutamente en una tarea, alcanzando el máximo de productividad cuando lleva entre 15 y 30 minutos realizando una tarea.

¿Puedes imaginar lo que supone a estos efectos tres interrupciones en dos horas de trabajo?
Es imposible acabar con todas las interrupciones, pero puedes mitigarlas o reducirlas si te acostumbras y acostumbras al resto de tu organización a ello.

Tener una herramienta de gestión del tiempo te permite acceder a la planificación de tus compañeros y no pasarles llamadas cuando están realizando alguna tarea prioritaria.

Ten en cuenta, finalmente, que acostumbrarse a no atender llamadas ni consultar el e-mail mientras se realiza una tarea, también ayuda.

– Improvisación:

Para no caer en ella, es importantísimo identificar y tener muy presentes las tareas prioritarias del día.

Por supuesto, a veces es imprescindible improvisar, y de hecho es una cualidad muy positiva.

Pero la improvisación no puede convertirse en rutina, ya que si esto ocurre, perderás la perspectiva de tu negocio.

– Reuniones improductivas:

Debes evitar las reuniones sin sentido que podrían evitarse con una llamada de teléfono, un email o una reunión más directa e informal, por ejemplo de pie.

En esos casos tu principal aliada siempre es la Proactividad.
Si analizas la reunión y realmente no tienes que asistir a ella, debes comunicárselo a quien la convocó.

Si finalmente has de asistir a la reunión, es importante que ya antes de acudir a ella le des un sentido real, de manera que saques provecho del tiempo que vas a invertir en la misma.

Por tu exito y libertad financiera
Marcos Murano y Vincenzo Marfella
Expertos de Marketing por internet