LA FINALIDAD DE TU WEB

tu webAún recuerdo aquella mañana en la Academia de Posicionamiento.

Los nuevos reclutas habíamos formado en el polvoriento patio. La bandera de Google ondeaba perezosamente en lo alto del asta.

El viejo “Tecla de Hierro” Smith, el sargento de instrucción más duro de la Academia, se paseaba ante nosotros, observándonos con una mueca de incrédulo disgusto.

Después de repetirnos varias veces que éramos el grupo más desastroso del que nunca había tenido que ocuparse, se aclaró la garganta, lanzó un escupitajo al suelo y nos dedicó su mejor imitación de Clint Eastwood.

—Sois la promoción más patética que me he encontrado nunca, pero será mejor que me resigne a ello y empecemos de una vez. Atención, hatajo de idiotas. Empezaremos por lo más importante. ¿Para qué sirve el posicionamiento en buscadores?

Un recluta de pelo engominado y sonrisa babosona que de inmediato nos había caído mal a todos los demás se aclaró la garganta.

—¿Para conseguir más visitas, señor?

“Tecla de Hierro” Smith pareció considerar durante unos instantes esta respuesta, luego se llevó la mano al cinto, cogió su revólver reglamentario y descerrajó un tiro sobre el pobre desgraciado.

—¿Alguien con dos dedos de frente sabe para qué sirve el posicionamiento en buscadores?

Nos quedamos callados y nos miramos esperando que otro se atreviera a responder. En el suelo, el recluta listillo agonizaba entre modestos estertores.

—¿Nadie lo sabe? Di, recluta, ¿lo sabes tú?

Ahora se había dirigido a un chico regordete que inmediatamente había empezado a sudar, y que respondió con voz aguda y quejumbrosa:

—¿P… pa… para que mucha gente encuentre nuestra web, señor?

El sargento se acercó hasta la pared del patio y accionó una palanca. Un gigantesco peso con las palabras “1.000 ton.” impresas aplastó al recluta gordo.

—Escuchadme, gusanos. El posicionamiento no sirve para obtener más visitas, ni para que nos encuentre más gente. El posicionamiento debe estar al servicio de cada web que optimiza, y lo que os tenéis que preguntar es: ¿cuál es el objetivo de esta web?

Sin que el sargento se diera cuenta, un hombre vestido con armadura medieval y una merluza de considerable tamaño entre las manos se acercó a él por detrás y le propinó un merluzazo que lo dejó sin sentido.

Después de aquello, encerraron otra vez a “Tecla de Hierro” en el manicomio y no supimos nada más de él. Pero el hecho de que ahora crea que es el rey de Groenlandia y señor de todos los pingüinos de la tierra no obvia el hecho de que tenía razón.

¿Para qué quieres que te visiten?

Por supuesto, es un punto que va más allá del posicionamiento. Tener claro para qué has hecho esa web, qué esperas conseguir de ella, quién esperas que te visite y otras preguntas básicas, deberían determinar no sólo la estrategia de posicionamiento, sino también el diseño, la arquitectura del sitio, el hosting escogido, la estrategia de marketing en general, y la cantidad de esfuerzo y trabajo que vayas a invertir en construir y mantener el sitio.

Lo que yo te diga
Una pobre formulación de estas preguntas ha provocado que más de una gran empresa que se ha aventurado en Internet se pegue un castañazo de cuidado, así que no es tan fácil hacerlo adecuadamente, sobre todo si para hacer una previsión del ROI (Return on investment, es decir, los beneficios obtenidos a cambio de la inversión) se necesita un estudio de mercado fiable.

Así pues, decir que vas a posicionar tu web para conseguir más visitas es simplista (a no ser que hayas montado una web exclusivamente para vender impresiones de banners). La gran ventaja del marketing en buscadores es que te permite captar tráfico cualificado. Tú ofreces un determinado producto o información; lo que has de saber hacer es atraer a esa gente que lo busca o a quien le pueda interesar lo que ofreces.

Así que has de tener ciertos conocimientos sobre quiénes serán esas personas y qué esperarán de tu web.

Por ejemplo: digamos que has montado la web de un distribuidor de coches de lujo. Descubres que la mayor parte de gente que busca páginas relacionadas con coches busca por ‘coches baratos’. ¿Tendría algún sentido optimizar para la expresión ‘coches baratos’? Quizá obtuvieras muchas visitas, pero sólo lograrías consumir mucho ancho de banda y frustrar a los usuarios que entren en la página y no encuentren lo que buscaban.

Así que hazte las preguntas siguientes:

  • ¿A quién te diriges? ¿Cuál es tu público potencial? ¿Qué sabes de él?
  • ¿Son muchos o pocos?
  • ¿Jóvenes o viejos?
  • ¿Crees que serán expertos en navegar por Internet, o serán usuarios poco acostumbrados?
  • ¿Te diriges preferentemente a usuarios de un área geográfica concreta?

Contestar a todas estas preguntas es difícil, pero es necesario que te las plantees y hagas un esfuerzo por responderlas.

¿Conoces a alguien que responde a las características de tu público medio? Observa cómo busca información en Internet y extrae algunas conclusiones.

  • Cuando estudia los resultados de una búsqueda en Google u otro motor, ¿en qué se fija para escoger un resultado u otro?
  • Y cuando entra en una página concreta, ¿cómo la navega internamente?
  • ¿Cuánto tarda en decidir si va a examinar un sitio en profundidad o si va a volver a la página de resultados? ¿Por qué lo decide?
Lo que yo te diga
Quizá pienses que estas preguntas sólo son aplicables a páginas comerciales. ¡Falso! Si has hecho una página sobre tu hobby, también es aplicable el concepto de Return on Investment. Aunque los beneficios sean intangibles (orgullo del trabajo bien hecho, la satisfacción de crear algo útil y popular), si no los recibes en proporción al esfuerzo que inviertes, seguramente te cansarás pronto de trabajar en tu web.
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *